Acelerar un dispositivo iOS con Whited00r

Hace unos días, mi esposa volvió a quejarse de la extrema lentitud de su iPhone 3G, que para ese entonces tenía instalado el firmware 4.2.1, el último “oficial” disponible de Apple, que, a pesar de toda la publicidad que se le dio sobre que era capaz de resolver los problemas de velocidad en dispositivos antiguos, seguía siendo muy lento. Así que una vez más, a investigar.

Al parecer, a pesar de todas las supuestas optimizaciones de las que fue objeto el iOS 4, los dispositivos como el iPhone 3G, el iPod Touch de segunda generación y similares, el software no estaba lo suficientemente integrado (o no interesaba en absoluto a Apple) para que estos aparatos siguieran funcionando con normalidad (tal vez por aquello de la obsolescencia programada). El caso es que el usarlo se había convertido en una experiencia muy complicada: demoras para abrir aplicaciones, imposibilidad de ejecutar algunos programas por la lentitud de uso, etc.

Un grupo de gente se dio cuenta de que el hardware de estos teléfonos y reproductores no era tan “viejo y lento” como Apple quería que creyéramos y dieron en desarrollar una versión “optimizada” que incluso incluía muchas de las mejoras de iOS 5 pero que aprovechaba al máximo las “limitaciones” de estos dispositivos. El grupo se llama Whited00r y sus “firmwares customizados” están disponibles para quien quiera usarlos.

Es importante anotar que los mejores resultados se consiguen teniendo en cuenta dos cosas: a) que el firmware está basado en iOS 3, por lo que muchas aplicaciones actualizadas no podrán instalarse desde el App Store o Cydia, y b) que es mejor empezar de cero y no restaurar backups de datos anteriores. Esto significa que tendremos que reinstalar y volver a configurar nuestras aplicaciones, música, etc., y que no podremos acceder a algunas aplicaciones desde el App Store. Las que he probado y no funcionan (pero que pueden no ser tan importantes) son Facebook, Tuenti, Omnifocus, Bento y algunos juegos. Evidentemente, la lista es más larga.

Si aún así creen que vale la pena perder algo de “funcionalidad” por recuperar la velocidad perdida, estos son los pasos para “repotenciar” el teléfono o reproductor:

1. Nos dirigimos a la web de whited00r y descargamos el firmware para nuestro dispositivo. Existen dos versiones: una para teléfonos no libres y otra para los que si lo son. Escogemos la que nos interese.

A partir de aquí hay dos caminos: el corto y el largo. El primero permite, en algunos dispositivos, cambiar el firmware en un solo paso. Para hacerlo, simplemente conectamos el teléfono al ordenador y al aparecer iTunes, oprimimos la tecla alt (Mac) o Shift (Windows) y hacemos click en el botón que dice “Restore” o “Restaurar” y escogemos el firmware que hemos descargado. Si todo sale bien, el firmware se instalará y el teléfono quedará listo para usar en unos 15 minutos. Hay que tener paciencia.

Sin embargo, en todos los intentos que hice para hacer la restauración por el camino corto fallaron, por lo que tuve que recurrir al método largo, tal como explico a continuación:

2. Una vez escogido el firmware adecuado en el paso anterior, procedemos a descargar el firmware oficial 3.1.2 de Apple, para nuestro dispositivo específico. (Esto es importante, porque si no lo hacemos así, corremos el riesgo de dejar nuestro teléfono / reproductor inservible!). Una vez lo tengamos en nuestra máquina, abrimos iTunes y restauramos nuestro teléfono (es decir, hacemos un downgrade) con este firmware oficial. Para seleccionarlo, seguimos las instrucciones del paso 1.

3. Al terminar el paso anterior y ver que el teléfono arranca normalmente con el nuevo firmware oficial, descargamos el programa Blackra1n para Windows o Mac. Una vez descargado, simplemente lo arrancamos y desbloqueará (jailbreak) nuestro teléfono. Si aparece un error relacionado con un archivo que falta llamado ASL.dll (Windows), lo solucionamos poniendo el archivo blackrain.exe dentro del directorio C:\Program Files\Common Files\AppleApple\Application Support y volvemos a ejecutarlo.

4. A continuación, ponemos el teléfono en modo Recovery. Para esto, lo conectamos a la máquina, lo apagamos (botón superior), presionamos el botón de encendido 3 segundos, luego sin soltarlo presionamos el botón “Home” (principal) durante 10 segundos, luego soltamos el botón de encendido y continuamos presionando el botón Home hasta que aparezca el icono de un cable con un globo terráqueo en el teléfono.

5) Finalmente, repetimos el paso 1 e instalamos el firmware adaptado para el teléfono en cuestión. Si se produce el error 1015 o similar al finalizar el proceso, podemos usar la utilidad RecBoot para sacar al teléfono del modo de recuperación y dejarlo que arranque normalmente.

Y eso es todo. Existe una versión de este firmware basada en iOS 4, que añade más funcionalidades y permite el funcionamiento de aplicaciones que necesiten esta versión, pero el funcionamiento no es tan bueno en términos de velocidad como la basada en iOS 3. Mi consejo: prueben y en función de lo que necesiten hacer o las aplicaciones que quieran usar, decidan cual de las dos es mejor.