Ampliando la memoria de un MacBook

Hace unos días instalé Leopard en el Macbook de mi esposa, pero notamos que el rendimiento de la máquina se degradó por tener solamente 1 Gb de RAM (lo que venía de fábrica). Así que decidí añadir un giga más para agilizar un poco el funcionamiento del cacharro. Después de pedir las memorias a Crucial y esperar pacientemente su entrega (no mucho la verdad, porque suelen ser bastante rápidos), procedí con la instalación, que afortunadamente es muchísimo más sencilla que en los viejos iBook.

Necesitaremos:

  • Juego de memorias de recambio (en este caso, dos módulos de 1 Gb)
  • Destornillador plano o una moneda
  • Destornillador de estrella de precisión (o de relojería)
  • 15 minutos

Lo primero que hay que hacer, una vez puesto el equipo patas arriba, es quitar la batería con la ayuda de la moneda o el destornillador plano.

Acto seguido, se desmonta una pequeña placa metálica que se encuentra rodeando la parte superior de la cavidad donde se aloja la batería, quitando tres tornillos con la ayuda del destornillador de precisión.

La pieza metálica deja al descubierto los dos orificios donde se inserta la memoria y presenta este aspecto una vez desmontada:

La pequeña palanca que se puede ver permite sacar el módulo instalado haciendo un poco de presión, cosa que hacemos para poder montar la memoria nueva. Es recomendable usar pares de módulos para conseguir el mejor rendimiento.

La segunda palanca sobresalía de la abertura, por lo que tuve que moverla suavemente con el destornillador de precisión para poder sacar el segundo módulo:

Es importante fijarse en la posición de las ranuras de la memoria que vamos a cambiar para insertar los nuevos módulos de la misma forma:

Para instalar los módulos, se hace una ligera presión una vez colocados sobre la ranura correspondiente, hasta que oigamos un click sordo, que nos indicará que todo está en su sitio. Y como decía mi padre, si no entra fácil, es que estamos haciendo algo mal…

Luego procedemos a montar la placa metálica, prestando atención a una pequeña muesca que se encuentra en una de las esquinas del compartimiento de la batería y teniendo cuidado de dejar las palancas de extracción de la memoria en su posición original. Por último, reinstalamos la batería.

Si todo ha ido bien, la máquina arrancará normalmente y podremos comprobar que la memoria ha sido reconocida si hacemos click en la opción “Acerca de este Mac” del menú de la manzana: