Cambiar el disco duro de un Intel Mac Mini

Uno de los regalos que recibí en estas navidades fue el fantástico Logic 8 de Apple. En cuanto abrí la caja para instalarlo, me di cuenta que necesitaba al menos 40 Gb de espacio libre! El disco duro que tenía montado era de 120 Gb, así que la única opción era poner uno mayor. Una vez más, manos a la obra…

Al investigar un poco, encontré varias guías que indicaban cómo hacer el cambio, pero todas para equipos con procesador PowerPC, que son diferentes en la construcción a los Intel. Buceando un poco más, encontré esta excelente guía de Soledad Penades, donde se describe el proceso paso a paso, con algunos videos y fotos del mismo. El disco duro necesario es cualquiera de 2.5″ y al menos 5400 rpm, para que el rendimiento de la máquina no sufra y por el contrario, se vea mejorado. Escogí un FUJITSU MHZ2320BH G2, con 8 Mb de caché y 320 Gb, aunque se puede probar con alguno de 7200 rpm, con el consiguiente aumento de coste.

Se necesitan alrededor de 45 minutos para hacer el cambio, sin contar el tiempo necesario para hacer y restaurar el backup de los datos. En términos generales, se pueden seguir las indicaciones de la guía para completar con éxito la tarea, pero quisiera añadir unas notas de mi propia experiencia para facilitar el cambio.

1. No es necesario quitar más tornillos de la cuenta! Una vez abierta la carcasa (proceso que hay que hacer con paciencia y cuidado para no romper nada), solamente se quitan cuatro tornillos y un conector de audio, tal como explica Soledad en su post.

2. Las antenas, con cuidado: Hay dos antenas dentro de los Mini con Bluetooth y WiFi. Las dos pueden quitarse haciendo un poco de presión en la base, justo donde empatan con la antena propiamente dicha. Hay que fijarse con atención por donde van los cables para dejar todo en su sitio cuando re-emsamblemos la máquina.

3. El bus de datos, quietecito: Cuando hemos separado la parte superior del Mini de la placa base, no es necesario desconectar el bus de datos. Todo se puede hacer con él en su sitio. Hay que empujar un poco el disco duro a reemplazar haciendo palanca suavemente con un destornillador para que salga, y como dice Soledad, no hay necesidad de usar la fuerza bruta.

Para terminar, un último consejo: Después de probar que todo funciona, es mejor colocar los tornillos en su sitio antes de comenzar a restaurar el backup (yo siempre hago dos, en dispositivos distintos, porque nunca se sabe), porque de lo contrario toda esperar a que todo esté listo para apagar el equipo y montarlo nuevamente. Finalmente, después de restaurar, es una buena idea ejecutar Onyx para que todo quede perfecto, a nivel del sistema operativo.

Enlace Directo: Soledad Penades