Escuchar música en Mac OS X con Vox

A veces me encuentro con que quiero escuchar alguna pista de música rápidamente y sin tener que pasar por el engorro de importarla a iTunes, buscarla y demás, simplemente para verificar si quedó bien, si es la canción que quería o porque tengo tantas aplicaciones abiertas que congestionar más el sistema no ayudaría. Una vez más, las utilidades alternativas al rescate!

Vox es un “pequeño” (nótense las comillas y véase más abajo) reproductor de música que podemos usar simplemente arrastrando la pista o pistas que queremos escuchar sobre él, y que nos permite además de escuchar, aplicar toda una serie de efectos a los archivos de audio que estemos tratando.

Lo que más me gusta es su simplicidad. Una vez abierto, podemos minimizarlo o cerrar su ventana, y una barra de controles básicos aparecerá en la barra de menú de Mac OS X, junto al reloj. Desde ahí, podemos avanzar, parar o retroceder canciones sin tener que abrir la ventana principal.

Si arrastramos una carpeta al reproductor, tocará todas las canciones que encuentre, en orden normal o aleatorio, según lo hayamos configurado. Por otra parte, ocupa muy poco espacio en memoria y en pantalla al ser ejecutado. La interfaz es muy sencilla y sobria, y puede personalizarse si así se desea. Soporta infinidad de formatos como FLAC, MP3, AAC, Musepack, Monkey’s Audio, OGG Vorbis, Apple Lossless, AIFF, WAV, IT, MOD y XM entre otros, por lo que podemos usarlo para escuchar la música que ya tengamos almacenada en nuestra máquina.

Y por último, y no menos importante, tiene un impresionante equalizador y generador de efectos donde podremos ajustar la música hasta las últimas consecuencias: bajar o subir su tono, añadir coros, efectos de flanging, eco, compresor y demás, cosas que iTunes, por ejemplo, no hace de fábrica.

Vox es una utilidad gratuita (o mejor dicho, donationware) que requiere Mac OS X 10.4 o superior.

Enlace Directo: Vox