Navegar anónimamente con Tor

23/05/2011

Linux, Mac OS X, Windows - 633 lectura(s)

Actualmente, la información de carácter personal que circula por Internet es cada vez más compleja, conteniendo datos que pueden ser empleados para identificar nuestros hábitos de consumo, lugares que visitamos, preferencias, amistades y demás, así que el establecer una estrategia de protección ante los potenciales abusos que puede ocasionar el mal uso de la misma se antoja una tarea imprescindible y que no tiene por qué ser complicada.

Existen múltiples estrategias que podemos utilizar para garantizar nuestro anonimato en línea o que la información que transmitimos y recibimos no sea interceptada o modificada tan fácilmente por el camino. Hoy me voy a centrar en la protección de la identidad online y en poder garantizar que terceras personas no pueden identificar los sitios que visitamos de manera trivial y que nuestras comunicaciones son (un poco más) seguras.

Para aquellos y aquellas que no lo sepan, al emplear un programa cualquiera para realizar alguna actividad por Internet, esto es, navegar, chatear, enviar o recibir correos, entre otras, vamos dejando “huellas” de lo que hacemos sin darnos cuenta. En el caso del navegador por ejemplo, muchos sitios web almacenan pequeños trozos de información denominados “cookies” que guardan nuestra dirección IP y otros datos identificativos. Es por esta razón que cuando regresamos a una página que hemos visitado antes, el contenido está “personalizado” con nuestro nombre, los artículos o sitios que hemos visitado y demás.

Por otra parte, van quedando registros de las comunicaciones que hemos realizado, es decir, un potencial investigador podría saber, si sigue la pista correcta y sabe donde buscar, desde qué ordenador hemos accedido a determinados sitios, cuanto tiempo hemos estado, qué paginas hemos visitado y demás, cosa que puede también ser utilizada para inducirnos a comprar artículos que no necesitamos o hacernos llegar publicidad innecesaria y no solicitada por ejemplo.

Para evitarlo, podemos emplear un programa como Tor. Para explicarlo de manera sencilla, empleo la propia definición de la herramienta: “Tor es una red de túneles virtuales que le permiten a los usuarios mejorar su privacidad y seguridad mientras usan Internet”. ¿Qué significa esto? Que nuestras comunicaciones viajan dentro de “canales virtuales” que no pueden ser violados o interceptados con facilidad por terceros, lo que eleva nuestra privacidad y seguridad.

¿Cómo lo utilizamos? Es sencillo. Basta con descargarse el “kit de navegación Tor“, que incluye una versión modificada del navegador Firefox, el programa Tor propiamente dicho y todo lo necesario para navegar de manera segura y anónima. Elegimos la versión para nuestro sistema operativo (Windows, Linux, Mac OS o Android) y la instalamos. Cuando queramos navegar anonimamente, en lugar de emplear nuestro navegador habitual, usaremos el programa incluído en el kit. Notaremos, una vez que lo estemos utilizando, que ciertas páginas aparecen en otros idiomas, por ejemplo Google. Esto se debe a que el programa nos hace navegar a través de direcciones IP diferentes a la que nos ha asignado nuestro ISP para que sea muy difícil saber quien ha originado la conexión, garantizando así la privacidad.

También existe la posibilidad de configurar nuestras aplicaciones habituales para acceder a Internet de forma segura, pero esto requiere de un poco más de tiempo y de modificar los parámetros de todos y cada uno de los programas que queramos proteger. Más adelante ampliaré este tema en otro post.

No cuesta nada probarlo, y estaremos un poco más tranquilos sabiendo que nuestra actividad en Internet no está siendo monitorizada sin nuestro consentimiento.

Enlaces Directos: Tor, Kit de Navegador Tor

, , , , ,

Aún no hay comentarios.

¿Qué opinas?