Opinión: Evitar pagar de más al comprar viajes online

El estar conectados la mayoría del tiempo hace que ciertas tareas, que antes se antojaban aburridas y engorrosas, se hayan facilitado mucho. Una de ellas es la de organizar viajes. Internet ha hecho que sea muy fácil comparar y escoger las mejores opciones, sin tener que pasar por el filtro de una agencia, sin embargo, hay que tener cuidado con ciertos trucos poco éticos para hacer que gastemos más.

Muchos sitios web que ofertan viajes, alquiler de coches y servicios asociados, permiten al cliente ir comparando diversas alternativas mientras toma la decisión final, y van almacenando información de lo que hacemos o del tiempo que ha transcurrido desde que ingresamos a su página para ir variando ciertos parámetros de la misma sin que nos demos cuenta, resultando esto muchas veces en incrementos de precio.

Lo explicaré mejor con un ejemplo: Una de las páginas web más conocidas del ramo en España es viajar.com. Si hacemos una búsqueda de un vuelo en un itinerario cualquiera, obtendremos, según disponibilidad de la aerolínea, un precio. Sin embargo, si dejamos transcurrir una cantidad de tiempo entre la búsqueda y el momento de formalizar la compra (introducir nuestros datos bancarios para efectuar el pago), puede que “mágicamente” el precio haya subido sin razón aparente. Lo primero que puede uno pensar es que las plazas se han agotado y de ahí el incremento, pero no es así.

La prueba de lo que acabo de decir es esta: la empresa dueña del portal de viajes que menciono, tiene otra página denominada Rumbo.es, que es una réplica casi exacta de la anterior. Si introducimos los mismos criterios de búsqueda, “curiosamente” el precio inicial que habiamos obtenido, siempre más bajo, vuelve a aparecer, echando por tierra la teoría de que las plazas se habían reducido o agotado. El efecto que causan estos incrementos intempestivos de precio es que el cliente entre en pánico y crea que entre más tiempo pase, las tarifas seguirán subiendo y compre sin pararse a pensar o comparar en más lugares.

Una manera de evitar lo anterior es esta: antes de tomar la decisión final, deberíamos limpiar las cookies del navegador y cerrarlo. Con otro navegador (como Firefox u Opera) ingresar nuevamente al portal, introducir los mismos datos y verificar que el precio sea el mismo que el que vimos al inicio de nuestra búsqueda.

Mi recomendación: al buscar viajes, y si se va a hacer uso de estos portales, es mejor cerciorarse, mediante el método que expliqué antes, que los precios no han variado antes de comprar. Aunque lo mejor siempre es reservar directamente con la aerolínea, empresa de alquiler de coches u hotel, porque así nos ahorramos algo de dinero en los gastos de gestión o intermediación.

Un comentario

Los comentarios están desactivados.