Optimizar Windows 7 en una máquina virtual

Para los que usamos Mac, y ocasionalmente tenemos que usar una que otra aplicación nativa de Windows, la solución de las máquinas virtuales, llámese Fusion, Parallels o VirtualBox, es una manera excelente de aprovechar el hardware al máximo y no tener que contar con más máquinas de la cuenta. Sin embargo, para que determinados sistemas operativos funcionen correctamente, hay que tener en cuenta algunas consideraciones de rendimiento.

A pesar de que Fusion, que es la solución que uso, sea muy bueno gestionando los recursos de la máquina, tanto virtual como real, en ocasiones todo se pone exasperantemente lento y dependiendo de lo que estemos haciendo, es posible que tengamos la tentación de tener un PC a mano para que todo funcione como es debido. Esto es especialmente evidente en sistemas operativos como Windows 7, donde el uso de recursos para las animaciones gráficas puede ralentizar de manera importante la máquina virtual y limitar su rendimiento severamente.

Si partimos de la base de que queremos usar una máquina virtual para tareas puntuales, el “prescindir” de ciertas características no vitales para mejorar el rendimiento puede ser una opción atractiva.

Hoy hablaré de algunas medidas para optimizar Windows 7 sobre una configuración de hardware relativamente nueva, aunque no la más potente disponible.

En Fusion, podemos configurar la cantidad de memoria RAM de la máquina virtual en 2048 Mb (2 Gb) y usar uno solo de los “cores” del procesador.  Podemos hacerlo durante la creación de la misma con el asistente de hardware seleccionando la opción “Custom” o si ya tenemos la máquina virtual creada, antes de arrancarla, en la opción “Settings”. Es importante tener la máquina virtual “apagada” para poder realizar modificaciones a la configuración: no basta con que esté suspendida.

En cuanto al sistema operativo en si, modificando los Efectos Visuales de Windows (haciendo click derecho en My Computer / My PC, Propiedades y luego en “Advanced System Settings / Parámetros Avanzados del Sistema”, “Performance / Rendimiento” y “Settings / Parámetros” y dejar habilitadas únicamente las siguientes opciones: “Smooth edges of screen fonts / Suavizado de Fuentes” y “Use visual styles on windows and buttons / Usar estilos visuales en ventanas y botones”.

Por otra parte, el usar un tema de escritorio no Aero también ayuda a mejorar la velocidad de funcionamiento. Los temas podemos escogerlos haciendo click derecho en cualquier parte del escritorio donde no haya otros objetos y seleccionando la opción “Personalize / Personalizar”. Dentro de las opciones que nos aparecerán, podemos seleccionar un tema como “Windows 7 Basic” o incluso “Windows Classic”, ubicados en la parte inferior de la ventana de configuración.

De esta manera evitaremos sobrecargar el hardware de nuestro Mac y obtendremos un mejor rendimiento al usar nuestra máquina virtual bajo Windows 7.